martes, 29 de noviembre de 2016

La Física Cuántica te necesita

La Física Cuántica te necesita. Sí, a ti. Puedes participar y ayudar a los físicos a realizar un experimento para el que se requiere la colaboración de, al menos, 30 000 personas.


Es muy fácil, cualquiera con un teléfono o un ordenador conectado a internet puede hacerlo. Se trata de elegir ceros y unos, de manera aleatoria, en un videojuego que han preparado físicos de distintos centros de investigación repartidos por todo el mundo y que están dirigidos desde el ICFO (The Institute of Photonic Sciences). Solamente tienes que entrar en la página web que han creado para el experimento:

y pinchar en la pestaña Contribuye. Haces un pequeño registro y... ¡a jugar!. No te llevará mucho tiempo y ¡es divertido!
Ya ha comenzado y se está realizando a nivel mundial. El llamado The Big Bell Test va a poner a prueba las interpretaciones de la Mecánica Cuántica. 

En la realidad macroscópica no ponemos en duda si algo existe o no dependiendo de si podemos observarlo o medirlo. Tu coche existe aunque lo tengas metido en el garaje del sótano de tu edificio y no lo estés viendo ni tocando ahora mismo. Pero en Física Cuántica las cosas no funcionan así, el sentido común no es aplicable. Un sistema no tiene propiedades bien definidas hasta que no las observamos, es decir, hasta que no las medimos en un experimento. 

A Einstein esto no le gustaba. Fue uno de los padres de la Mecánica Cuántica pero no estaba de acuerdo con su interpretación probabilística. Creía que la realidad estaba bien definida y que el indeterminismo era solo aparente, debido a que nosotros no somos capaces de conocer o medir todas las variables que afectan a un sistema. Esto se conoce como teoría de variables ocultas. Estas teorías suponen que los valores de las variables existen independientemente de que las midamos o no. Por tanto, el proceso de medida no podría perturbar el valor de las variables. Es decir, el valor de una variable sería igual antes y después de la medida. 

Einstein junto con Podolsky y Rosen escribieron un artículo en 1935 donde se preguntaban si la descripción cuántica de la realidad física podría ser considerada completa. Pensaban que la descripción de la realidad que hace la función de onda cuántica no lo era. Dejaban abierta la cuestión de si esa descripción completa existía pero dejaban caer que su opinión era que sí. A esto se le llama la paradoja EPR.
En los años 50 del siglo XX el físico de partículas John S. Bell que trabajaba en el CERN y al que le gustaba estudiar los fundamentos de la Mecánica Cuántica dedujo una fórmula (la desigualdad de Bell) que ponía a prueba la paradoja. Si la teoría cuántica era cierta la desigualdad no se cumpliría. En ese momento era prácticamente imposible comprobar experimentalmente si la fórmula se cumplía o no. Años más tarde sí pudo hacerse pero seguían existiendo muchas dificultades experimentales. Hasta ahora los experimentos han arrojado resultados dispares, aunque van "ganando" los que dan por buena la mecánica cuántica.
El experimento que se realiza el 30 de noviembre podrá despejar dudas ya que utilizará la aleatoriedad de las decisiones humanas para salvar una de las objeciones que hasta ahora se hacían a estos experimentos. ¡Participa!


Puedes hacerlo desde las cero horas de Australia hasta la medianoche en Colorado. Colabora en #thebigbelltest. 




No hay comentarios :

Publicar un comentario